Informes de la Construcción, Vol 63, No 523 (2011)

El comportamiento térmico de los edificios de tierra


https://doi.org/10.3989/ic.10.024

K. Heathcote
University of Technology Sydney, Australia

Resumen


Este artículo examina la base teórica del comportamiento térmico de las paredes de tierra y la relaciona con varios resultados de test realizados sobre edificios construidos por el autor, y con su comportamiento previsto utilizando un sofisticado programa de modelado por ordenador. El análisis muestra que la resistencia térmica constante es baja para todas las paredes de tierra, pero que para muros con un grosor mayor que 450 mm la resistencia térmica cíclica es alta y se incrementa exponencialmente. Mientras que la resistencia térmica constante de las paredes de cualquier grosor es baja y se traduce en temperaturas más altas que la media en verano y más bajas que la media en invierno, la capacidad de las paredes gruesas de tierra para amortiguar las variaciones de temperatura es la responsable de la reputación de los materiales. El artículo señala que los principios de un buen diseño pasivo (tales como proporcionar inercia térmica y grandes áreas acristaladas para el comportamiento en invierno) mejorarán enormemente el comportamiento de las construcciones de tierra con paredes delgadas, pero en opinión del autor las paredes exteriores deberían ser de al menos 450 mm para aprovecharse de todos los beneficios de la inercia térmica.

Palabras clave


comportamiento térmico; paredes de tierra; resistencia térmica; adobe; cob; pisar; bloques de tierra

Texto completo:


PDF

Referencias


(1) Australia Building Codes Board, “BCA 2007 – Building Code of Australia, Class 1 and Class 10 Buildings, Housing Provisions”, 2007.

(2) Goodhew, S.; Griffiths, R.: “Sustainable earth walls to meet the building regulations”, Energy and Buildings, Vol 37(2005), pp. 451-459. http://dx.doi.org/10.1016/j.enbuild.2004.08.005

(3) CIBSE, “CIBSE Guide – Volume A – Design Data”, The Chartered Institution of Building Services Engineers, London, 1986.

(4) Walsh, P. J.; Delsante, A.E.: “Calculation of the Thermal Behaviour of Multi-Zone Buildings”, Energy and Buildings, Vol 5 (1983), pp. 231-242. http://dx.doi.org/10.1016/0378-7788(83)90011-7

(5) Heathcote, K.A.: “Comparison of the Summer Thermal Performance of Three Test Buildings with that Predicted by the Admittance Procedure”, Architectural Science Review, Vol 51, No 1 (2008), pp. 31-39. http://dx.doi.org/10.3763/asre.2008.5105

(6) Minke,G.: Building With Earth. Birkhauser, Basel, 2006.

(7) Arnold, P.J.: “Thermal conductivity of masonry materials”. The Journal of the Institution of Heating and Ventilating Engineers, Vol. 37 (1969), pp. 101-108 and 11.

(8) Davies, M.G.: Building Heat Transfer, pp. 335-351. John Wiley & Sons Ltd, 2004. http://dx.doi.org/10.1002/0470020555.ch15

(9) ASHRAE Standard 55-2004, “Thermal Environmental Conditions for Human Occupancy”, 2004.

(10) Dear, R.J.; Brager, G.S.: “Thermal comfort in naturally ventilated buildings: revisions to ASHRAE Standard 55”, Energy and Buildings, Vol 34 (2002), pp. 549-561. http://dx.doi.org/10.1016/S0378-7788(02)00005-1

(11) Spencer, J.W.: “Sydney Solar Tables”, CSIRO Aust. Div. Bldg. Res. Tech. Paper, No 8 (1975).




Copyright (c) 2011 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista informes@ietcc.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es