Informes de la Construcción, Vol 34, No 342 (1982)

Hormigones reforzados con fibras de acero


https://doi.org/10.3989/ic.1982.v34.i342.2079

Manuel Fernández Cánovas
ICCET/CSIC, España

Resumen


Durante las tres últimas décadas se ha producido un gran desarrollo en la industria de la construcción, desarrollo que ha alcanzado, no sólo a las técnicas de diseño y cálculo, sino también a la tecnología del hormigón y, por supuesto, al propio hormigón. Y es lógico que esto sea así, pues refiriéndonos concretamente al caso del hormigón hemos de decir que, a pesar de su larga vida, pocos avances ha experimentado hasta nuestros días este noble material.
El hormigón —el material más empleado en nuestras obras de ingeniería— es un compendio de virtudes pero con grandes lacras; es pesado, tiene una relación muy baja entre su resistencia a tracción y compresión; su relación peso-resistencia es excesivamente alta; su estabilidad de volumen deja mucho que desear, siendo su inestabilidad fuente de importantes problemas patológicos. Su capacidad para absorber energía antes de la rotura es baja, su durabilidad es muy sensible a su proyecto y ejecución, etc. Sin embargo, y a pensar de estos inconvenientes, el hormigón tiene tantas ventajas y tantos argumentos a su favor que se puede considerar, sin duda, el rey de los materiales de construcción.

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 1982 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista informes@ietcc.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es